lunes, 16 de marzo de 2009

Restaurante naturista Hansa: Cosecha Natural

Polanco suele ser un lugar difícil para un vegetariano, y doblemente difícil si de un vegetariano con presupuesto limitado se trata. Sus avenidas emblemáticas, por ejemplo la afamada Masaryk, no se caracterizan por lo democrático de sus restaurantes, ni por la abundancia de sus opciones naturistas. Por el contrario, Polanco se ha hecho de una fama esnobista que rompe con el afán simple y holístico de la mayoría de los comedores vegetarianos de la ciudad. Lo que más perturba a veces es que esta fama no sólo no molesta, sino que termina por ser lo que seduce a muchos de los comensales que recorren media ciudad para venir a comer a esta zona donde sobran los restaurantes fashion que se presentan a sí mismos como meccas del refinamiento. Caminar por afuera de los restaurantes de Polanco es toparse con Valet parkings, guardias de seguridad, puertas de vidrio, carros del año. Es leer opciones de menús ejecutivos en los que invariablemente se ofrecen opciones que giran en torno de un ominoso plato fuerte preparado con trozos de animales.

Pero el glamour excluyente de Masaryk es sólo una parte de Polanco, afortunadamente. Tal vez sea el sector más prominente y llamativo del escaparate de alto consumo que representa, pero Polanco no se acaba ahí. En Polanco no sólo comen altos ejecutivos y gente que se embolsa cheques quincenales de decenas de miles de pesos. Para nada. Polanco también tiene su plebe, su fuerza de trabajo. Y a las dos de la tarde en punto, esa gente tiene hambre y no siempre tiene 500 pesos para sentarse en un restaurante de nouvelle ciusine a comer los experimentos de un chef con ínfulas de genio.

Y para todas esas personas, las posibilidades tampoco son escasas. Polanco tiene sus changarros: torterías, taquerías, cafeterías y barras de ensaladas, menos glamorosas que los refinados restaurantes de las grandes avenidas, pero totalmente indispensables para quienes nos vemos en la necesidad de comer en Polanco día con día.

Hansa es un lugar de esos. Más que un restaurante de Polanco, es una tienda/parrilla naturista en la que la consigna parece ser la de ofrecer porciones generosas a un precio que resulte poco manchado con la cartera si tomamos en cuenta la zona en la que se encuentra. Hansa es todo lo que Masaryk y sus restaurantes pretenciosos no son: los platillos valen 48 pesos, las porciones son abundantes (en exceso, según algunos), predomina la tendencia vegetariana (se trata de un lugar naturista con algunos platillos que llevan pollo y pescado, pero me atrevo a decir que la mayor parte de la carta es vegetariana). ¿Qué más? El ambiente es informal, los dueños son amables, y con sólo marcar el 5531-4566, puedes pedirles que te tengan preparada tu comida de antemano para que pases por ella sin perder mucho tiempo esperando (sólo se tardan 10 minutos en tenerla lista).

Los platillos vienen acompañados de porciones de arroz y distintos tipos de ensalada según el plato en cuestión, por lo que la comida no sólo es abundante sino que se elabora contemplando el equilibrio de nutrientes.

Hansa es, según lo que he podido apreciar (y según dicen todos en la oficina donde paso la tarde), uno de los lugares con la mejor relación costo/calidad en la zona de Polanco, y si eres vegetariano, definitivamente el que mejor tiene.



Tipo de comida: Naturista, Ovo-lacto vegetariana, algunos platillos con carne
Vegan Friendly: Los platos fuertes tienden al lacto-vegetarianismo, hay algunas opciones veganas. Preguntar antes de ordenar.
Horarios: La tienda cierra a las 18:00, y la cafetería a las 17:00
Teléfono: 5531-4566
Dirección: Euler 145, Col. Polanco
Estación de metro más cercana: Polanco está a 15 minutos caminando (en dirección hacia Mariano Escobedo), el metro Chapultepec está a unos 25 minutos caminando. Hansa está a dos cuadras de la esquina de Mariano Escobedo y Masaryk.

¿Lo malo? 1. Los platos de unicel en los que te dan la comida para llevar. 2. Algunos se quejan de que son muchas hierbas, pero a mí no me parece un defecto. Puede ser que tenga alma (y no sólo aroma corporal) de rumiante.

Vegeméxico recomienda:
La hamburguesa vegetariana con jocoque es buenísima, así como el tofu poblano (vegano, excepto por la ensalada de manzana que te pueden cambiar por otra)

--

Aquí están las 4 páginas del menú




1 comentario:

Bryan Aramburo Mora dijo...

muy buena la comida exelente servicio
los dueños super amables